MÚSICOS DESTACADOS DE LA HISTORIA DE NUESTRA TIERRA

Realizá un viaje en el tiempo y conocé a los músicos más destacados de San Luis

SANTOS VEGA

Payador de pura estirpe fue Santos Vega. Y quizá le corresponde a San Luis el privilegio de haber sido la cuna del renombrado cantor. Así lo sostienen entro otros Emeterio Gabriel Guzzo de San Juan, Marcelino Román  y Ricardo Rojas. Rojas en su obra “Historia de la Literatura Argentina” señala: la quichua y el guaraní, se ligan al núcleo gauchesco, porque éste proyecta su tipo a toda la periferia, hasta caracterizarse con los gauchos de Güemes en Salta, con los gauchos de Facundo en Cuyo, con los de Artigas en el Uruguay, los de Ramírez en Entre Ríos, mientras en la provincia de Córdoba nace Hilario Ascasubi, en San Luis Santos Vega, en Mendoza Juan Godoy, y así cada provincia trae su nota local al concierto universalmente argentino en la lengua y la literatura que tuvieron al gaucho por tema o por protagonista.” Más adelante expresa: “Pues afuera de la residencia de Juan Godoy en el Tuyú, debo recordar que según la leyenda, Santos Vega era también cuyano como Juan Godoy. En el poema de Ascasubi, primer gauchesco que recogió la tradición popular del payador argentino, encuentro diálogo entre el santiagueño Rufo Tolosa y Santos Vega: RUFO TOLOSA. Digamé usté, es paraguayo o tarijeño. SANTOS VEGA. Soy puntano. “Y Ascasubi en la edición anotada en París, aclara esto diciendo: “Puntano, natural de la Punta de San Luis, provincia argentina.” Mientras no concurran elementos idóneos que lleven a desestimar los testimonios de Ascasubi y Mitre, San Luis puede reclamar legítimamente el derecho a considerarse la tierra natal de Santos Vega.

ALFREDO ALFONSO

Nació en Villa Mercedes en el antiguo “Fuerte Constitucional” en la provincia de San Luis, el día 30 de enero de 1922. Eduardo Alfonso su padre era empleado ferroviario del FGSM – Ferrocarril General San Martín, guitarrista y cantor, además tocaba el acordeón. Luisa Contreras su madre, ejecutaba también el acordeón y amaba la música criolla. Alfredo Alfonso comenzó artísticamente integrando “La Tropilla de Huachi-Pampa” conjunto folklórico único en su estilo, dirigido por el huaqueño, Eusebio de Jesús Dojorti  “Buenaventura Luna”. Con ellos, actuó en el programa “El Fogón de los Arrieros”, que se emitía por LR1 Radio El Mundo de Buenos Aires, también participó en las grabaciones que se hicieron para el sello RCA Víctor. Como compositor fue autor de numerosas canciones, tales como los gatos “El Mercedino”, “De la Prima a la Bordona”, “Fortín Puntano”, “El Carmelitano” y “Río Quinto” – entre otras las cuecas “Entre Mercedes y San Luis”, “Yo sé por qué”, en colaboración con Santiago Bértiz – los valses “Adiós Aieta” y “Provincia de San Luis” y las zambas “Recuerdos Puntanos” con Rubén Moreira, y “Canto a la Abuela”. También es coautor, junto a Juan Carlos Mareco de la canción “A una novia”. Compuso innumerables temas que se destacan por lo complejo de su digitación, entre ellos la hermosa cueca “Entre Mercedes y San Luís” (una belleza en su arquitectura musical); los gatos “Mi novia linda” y “El Correcto “con su compañero de guitarra José Zabala. Alfredo Alfonso se marcha de este mundo dejando un capital maravilloso en música para guitarra. Su espíritu “puntano” jamás se ha de marchar de esta su tierra renqueña. Falleció en Buenos Aires  el día 5 de mayo de 1980.

JOSÉ ZABALA

José Adimanto Inocencio Zavala nació el 28 de diciembre de 1922, día de los Santos Inocentes, y fue asentado en el Registro Civil de las personas el día 2 de febrero de 1923, en un pueblito de San Luis próximo a Concarán llamado, Ojo del Rio, cercano a Santa Rosa. Hijo de Martín Zavala y de Rosa Zabala, su padre Martin era violinista autodidacta, también ejecutaba guitarra. Su mamá “doña” Rosa se dedicaba a la venta de verduras. Debido a la situación económica que se vivía en el ámbito familiar, un día su madre decide abandonar su matrimonio y migra con su hijo de 4 años en busca de trabajo hacia Villa Mercedes. Allí, consiguió emplearse como cocinera en un hotel de la ciudad. Desde entonces, la ciudad pasó a ser cobijo de la niñez temprana de José, que con tan solo cinco años ya recorría sus calles. Entre sus composiciones, podemos destacar: Campanita de Santo Domingo (vals) con Rafael Arancibia Laborda – Roberto y Para Raúl (vals) – Calle Angosta (cueca) – Quién dijo salud (cueca) – y Nació una flor (cueca) – Yo te quiero y no lo niego ( tonadas) – La Tonada y el cogollo (tonada) con Ángel Asís – La Lechuza (milonga) – Zamba Mercedina (zamba) con Oscar Valles – El Chulengo (gato), que en su origen era solo instrumental y que en un desafío de Zabala, le puso letra – Bien Cuyano (cueca) – Vuelves en la noche (zamba) – Mi tierra Mercedina. También con Marcos López y sus Troperos de Pampa de Achala tuvo la oportunidad de grabar algunos temas tradicionales, uno de ellos “Criollo Renqueño” gato, que dedicara a la Villa histórica de Renca y los festejos a su Santo Patrono que se rememora los 3 de Mayo.

YACO MONTI

Julio César Eugenio, conocido tanto en América como en Europa bajo el nombre artístico de Yaco Monti, nació en Villa Mercedes, Provincia de San Luis, Argentina. Desde niño sintió atracción por la música. A muy corta edad ya manifestaba condiciones artísticas, pues tenía dominio vocal y un registro que le permitía cantar en tonos altos y finales con octava arriba. Su padre comprendió su vocación y le brindó todo su apoyo, incluso enseñándole a tocar la guitarra, pero siempre dejándole en claro que no debía abandonar el colegio. La principal influencia de Yaco Monti fue su propia tierra natal, por eso una de las canciones que incluyó en su álbum debut, y que se convirtió en su carta de presentación, fue “Volveré a San Luis”, una verdadera postal de su provincia. Del primer disco también se desprendieron otras canciones inolvidables como “Amor desesperado y “Lo que te queda”. En 1969 Yaco Monti vivió una experiencia distinta al tener posibilidad de grabar en Paris un LP doble junto al destacado director de orquesta francés Frank Pourcell. Desde entonces hasta hoy, Yaco Monti grabó más de veintinueve discos, y su nombre es uno de los más importantes de la canción de Argentina y el mundo.

“PULPO” FÉLIX MÁXIMO MARÍA

Nació el 1 de marzo de 1926 en Villa Mercedes. Félix Máximo comienza a estudiar guitarra en el conservatorio musical Galvani dirigido por José Orozco, a los 10 años creo e integró conjuntos musicales actuando en la provincia de San Luis, Mendoza, Córdoba, Buenos Aires, Salta, Santa Fe, La Pampa, Corrientes, Chile, Nueva York, etc., junto a Antonio Moyano, Merardo y Pedro Herrera, José Montoya, Carlos Palma, Antonio Mercau, Roberto Pereyra, Raúl Ávila, Mario Lucero, Julián La fuente, Mario Cardozo, Ricardo Amabile, Genaro Ortiz, Rafael Arancibia Laborda, Chocho Luís Urtubey, hermanos Ortiz, Jorge Arancibia, Alberto Orellano, Emérito Carreras, Nino Pugliese, Carlos Vega Pereda, José Zavala, Alfredo Alfonso, Margarita Palacios, Alberto Rodríguez, entre otros. Compuso canciones musicales, algunas grabadas por Alfonso Zavala, Cantares de la Cañadita, los Arrieros Puntanos, el Trébol Mercedino, Santiago Altamirano, Amitrano Castro, Medardo Herrera, Coco Díaz, Andando por Cuyo, Los Huayra, etc. Grabó encuentros de los cuyanos en discos C.B.S, Más Cuyano Imposible en Odeón, recordando viejos valses con Carlos Palma, Félix Máximo María y sus Tres Guitarras Mercedinas y las Cien Guitarras Villamercedinas. Coordinador varios años de la selección provincial y cuyana pre Calle Angosta. Vicepresidente del Centro Tradicionalista Martín Fierro.

RAFAEL “EL CHOCHO” ARANCIBIA LABORDA

Rafael “Chocho” Arancibia Laborda nació el 26 de junio de 1917 en San Luis, aquerenciándose en la ciudad de Villa Mercedes de la misma provincia y llegando a ser uno de los más reconocidos exponentes del cancionero folclórico cuyano. Cultivó la música desde su adolescencia destacándose como intérprete. Sin embargo, su labor sobresaliente fue como poeta y compositor musical. Es autor de temas como Caminito del Norte, Cuando pasa el Chorrillero y Mañanitas de Merlo, entre otras tantas recordadas creaciones. Con Oscar Ricardo Romero, Julio y Luciano Marcos Arce y José Adimanto Zavala formaron el primer conjunto regional que, con canciones del terruño nativo, debutó en 1940 en Radio Belgrano de Buenos Aires, como Los Coyuyos del Chorrillo, lo que constituyó un acontecimiento para San Luis, ya que por los años de 1940 actuar en una radio de prestigio nacional significaba el espaldarazo para cualquier trayectoria artística. Algunas de sus composiciones son: Caminito del norte, cueca, Camino de carros, zamba; Campanitas de Santo Domingo, canción; Muchacho mío, canción, Mi mercedina, zamba, Ay qué mujer, gato, Coplas de mi padre, estilo (con Ricardo Arancibia Rodríguez), Mi testamento, zamba; Mañanita de Merlo, zamba; Digo la mazamorra, vals (con Antonio Esteban Agüero); Todo tiempo será largo, tonada; Entre Córdoba y Mendoza, cueca; La flor del pago, aire de milonga oriental (con H.Arrieta Cámara), entre otros.
Falleció el 19 de abril de 1983, a la temprana edad de 56 años.

LUCIANO “EL CHANGO” ARCE

Nació en Candelaria, Dpto. Ayacucho- el 26 de octubre de 1924 y falleció en San Luis el 20 de julio de 2001. Fue más conocido por Chango que por su nombre de pila. Se destacó por ser un notable folklorista puntano, intérprete del canto y la guitarra criolla y autor de numerosas canciones en letra y música. Su actividad artístico-musical fue incansable hasta el último día de su muerte. Vivió la misma niñez de tantos niños campesinos bajo el signo de la pobreza material que fue nutriendo su espíritu, su honestidad sin barreras y el verdadero servicio a los demás, en los rigores de la lucha diaria. En cuanto a lo artístico, entre los años 1940-1941 actuó con Los Coyuyos del Chorrillo en Villa Mercedes. En el año 1994, el Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de San Luis lo distingue con el título de “Ciudadano Ilustre”, en mérito a su aporte a la creación y recreación de la música folklórica de San Luis.

JORGE “CHOLO” TORRES Y MARIO “POROTO” RIVAROLA

Jorge “Cholo” Torres y Mario “Poroto” Rivarola son considerados emblemas del folclore puntano, lo más auténtico de la música cuyana, con más de 30 años juntos y llevando consigo “Las Voces del Chorrillero”, una leyenda para la música puntana y argentina.

POLO GODOY ROJO

Nació en Santa Rosa del Conlara (San Luis) el 26 de enero de 1914. Egreso de Maestro en la Escuela Normal de Villa Dolores (Córdoba) en 1933. En 1936 comenzó su actividad docente en la Escuela Provincial de Concarán (/San Luis) para continuar ejerciéndola en otros lugares de su provincia natal. Su labor de maestro lo hizo escritor, en la escuela rural vio el desamparo del hombre de campo y sintió necesidad de decirlo.

Escribió las siguientes letras para canciones: “Zamba del Puntano” – “Tata Panta” – “Viñatera” – “La Guitarra del Alba” – “Limita de los Niños” – “Quien bien quiso tarde olvida” – “Canción para San Luis”, entre otras.

RAÚL TRÁNSITO ‘EL SAPO’ ÁVILA

Raúl Tránsito Ávila nació en la localidad de Justo Daract, el día 15 de agosto del año 1935, siendo sus padres Lino Ávila y Soteria Soria. Desde muy joven se volcó además del trabajo, al canto y la música. Antes de cumplir con el servicio militar formó parte de “Las tres guitarras” junto a Félix Máximo María y Antonio Mercau. En el año 1957 al salir del servicio militar, ingresa como empleado en el ferrocarril, siendo trasladado a la localidad de Laboulaye, Córdoba. Ahí formó parte de los grupos “Los Reseros Cordobeses” y “Los Cantores de Laboulaye”. En el año 1964 retornó a la ciudad de Villa Mercedes, de la provincia de San Luis, conformando un año más tarde el grupo “El Trébol Mercedino”. Su amigo Hugo Pereyra ha manifestado que Raúl Ávila ha sido, es y será el baluarte del Trébol Mercedino.

LOS WATUSSI

Formada entre 1960 y 1961 en San Luis, el grupo pronto se erigió como símbolo de la bohemia juvenil capitalina, llegando a tener su propio reducto, “La Cueva de los Watussi”, en Colón y Pedernera, para también subir a los escenarios de los pubs de la época y luego cruzar las fronteras de la ciudad para visitar con su repertorio diversos lugares de la provincia. Cuando Elvis Presley, The Beatles y los mexicanos Teen Tops dominaban las radios del mundo, en muchos jóvenes surgía la inquietud de formar sus propias bandas, como ocurrió con “Tuti”, Carlos Crespo, Lucho Balmaceda, “Toto” Lucero, Carlos Quinzio, “el Rubio” Funes y Carlos Quinzio, quienes comenzaron a reunirse con sus instrumentos para versionar la música de los consagrados. Córica rememoró una anécdota a modo de exclusiva: “Todo iba bien hasta que de pronto nos encontramos con que debíamos tocar ante el público y no teníamos nombre. Sucedió que, durante los ensayos, siempre estaba un niño que se la pasaba cantando ‘somos los watussi… somos los watussi’ (“Siamo i watussi”, de Edoardo Vianello), un tema italiano que estaba muy de moda. Entonces todos dijimos: ‘Y bueno, pongámonos los Watussi’, y ahí quedó.

LOS PLAY BOYS

Se nos vino encima en aquellos años la aplanadora del rock. Y, como pensábamos que el rock era (y por cierto sigue siendo) un mensaje universal, había que interpretar a los grandes. Y había que hacerlo en su idioma original. Por lo tanto trabajaban juntos tardes y noches enteras en escribir la fonética de aquellos temas que luego llevaban a ensayo y finalmente al escenario con aquella banda que sonaba impecable. Así, los “Play Boys” fueron los primeros en hacer versiones e interpretaciones de The Beatles, The Doors, Creedence, Yes, Led Zeppelin, Deep Purple, Fleetwood Mac, The Who, y otros. No obstante, en una especie de sesión continuada o previa de acuerdo a la ocasión, tocaban los temas del momento en castellano del rock nacional y música popular en la voz del “Karka” Santiago Alcaráz. Los integrantes de aquella legendaria banda (a la que posteriormente se sumó el gran guitarrista “Gordo” Bazán), fueron Tato Neira (voz); Alfredo Nicotra (teclados); Ricardo Sosa (bajo); Oscar Miranda (guitarra); Carlos Mauvezin (batería) y Santiago Alcaráz (voz). Sin dudas, aquel noble amigo que pensaba y decía que la vida se vive a pleno, el que con una responsabilidad y obsesión increíble preparaba su repertorio, el que sondeaba e investigaba en el mundo de la música y siempre nos sorprendía con alguna banda o cantante nuevos, influyó en la melomanía puntana. Tato Neira merece homenajes, reconocimiento y gratitud, porque fue un pionero. Murió temprano, demasiado temprano se lo llevó la parca absurda, pero al fin y al cabo (como él solía sentenciar), ineludible.

LOS BOSSA BRASS

En 1971 sonaban con una propuesta distinta, entusiasta y convocante los “Bossa Brass” y sus interpretaciones de bossa y otros ritmos fusionados. Sonaba entre cadencioso y furioso el saxo de Horacio “Pato” Rodríguez junto a aquellos integrantes que fueron Carlos Mora, Armando Limina, Daniel Ojeda y muchas veces como músico invitado Carlos Quinzio. El “Pato” Rodríguez había reflotado la banda con jóvenes integrantes, pero conservando la esencia de aquel legendario grupo. Párrafo aparte merece uno de sus integrantes, el ya no tan joven, pero siempre maestro “Pelusa” Espinoza. Así, esa noche, en el fantástico escenario de “Fetiche”, se pudo retrotraer y disfrutar de ese maravilloso repertorio.

LOS CANTORES DEL MANANTIAL

Los cantores del Manantial es uno de esos conjuntos de folclore que forman parte de la cultura de San Luis tanto como el viento Chorrillero. Con una trayectoria de 49 años, el cuarteto que integró Osvaldo Iglesias, Pedro Morales (D.E.P), Marcelino Lucero y José Miranda es una leyenda viviente de la provincia de San Luis. “En el ’66 fuimos a Cosquín, creo que fuimos el primer grupo de acá que logró ir”, recordó Osvaldo. “Esa noche Jorge “El Turco” Cafrune presentó a Mercedes Sosa”. Luego el talento los llevó a ganar premios en todo el país y a presentarse en lugares históricos como radio El Mundo y en 1980 hasta recibieron un premio a la trayectoria. “Y, gracias a Dios, seguimos firmes. Esta para nosotros es más una terapia”, reconoció Osvaldo.

JUANÓN LUCERO

Los cantores del Manantial es uno de esos conjuntos de folclore que forman parte de la cultura de San Luis tanto como el viento Chorrillero. Con una trayectoria de 49 años, el cuarteto que integró Juanón, nació el 31 de diciembre del año 1946, en la ciudad de San Luis en el seno de un familia humilde y ligada a la tradición folclórica compuesta por sus padres y seis hermanos. Sus comienzos en el canto fueron en los actos escolares y reuniones familiares. Con su hermano Santo, formó el dúo “Los Hermanos de Cuyo”, actuando en peñas y festivales. En el año 1987, debutó como solista en el Festival “Cuna de Compadres”. Allí resultó consagrado como la “Revelación Musical” y en consecuencia grabó su primer disco, titulado: “Alma Corazón y Pueblo”. A partir de entonces, comenzó una intensa actividad en los festivales de cuyanos tales como: Rivadavia le canta al País; Festival del Ajo y Santa Lucia, entre otros. En el año 1990, registró su segundo disco zonal titulado: “Simple como mi Pueblo”. Entre los años 1991 y 1995, grabó otros tres discos y amplió sus presentaciones a otras zonas del país. En la temporada 1996 /1997 ingresó a los grandes festivales nacionales, incluyendo Cosquín y Jesús María, logrando de esta manera su consagración total y sin dejar de ser el “artista obligado a todos los eventos y convocatorias del folklore de cuyo. Falleció el 9 de Septiembre del 2014 de madrugada en la Clínica Allende de la ciudad de Córdoba donde estaba internado desde hace varias semanas. Tenía 68 años y padecía cáncer. Sus restos mortales serán velados en el hall de ingreso de la Legislatura de la Provincia y luego serán cremados. Las cenizas serán esparcidas en la Calle Angosta en la ciudad de Villa Mercedes.

REY LAGARTO

Banda musical de la ciudad de San Luis conformada por cinco integrantes tributo al legendario grupo de rock psicodélico estadounidense The Doors, -formada en Los Ángeles (California), en julio del año 1965 y disuelta en el año 1973-. Junto a Jefferson Airplane, Grateful Dead y Pink Floyd, se convirtió en uno de los máximos exponentes de la psicodelia de los años 60. El nombre de la banda puntana Rey Lagarto hace alegoría al cantante y poeta Jim Morrison al que se le adjudicaba ese apodo, “The Lizard King”; un nombre tomado de su poema “The Celebration of the Lizard” (La Celebración del Rey Lagarto), que se incluyó en la cubierta del álbum de 1968 “Waiting For The Sun”. En una línea del poema, Morrison escribió: “I am the Lizard King, I can do anything” (yo soy el Rey Lagarto, puedo hacer lo que sea).
Voz: Santiago Obermeller
Guitarra: Claudio Suárez
Batería: José Villegas
Bajo: Maximiliano Suárez
Tecladista: Pablo Roca

GUERNICA FUNK

Guernica Funk es una banda de la ciudad de San Luis con múltiples combinaciones de sonidos del estilo Funk Rock conformada por cinco integrantes. Viene sorprendiendo por su estilo particular en cada presentación, posicionándose como una de las mejores bandas de la provincia de San Luis, donde son residentes. La banda, logró posicionarse en el 2015 como “la banda funk puntana” teniendo así un importante espacio en reconocidos lugares la Región de Cuyo. Guernica proyecta su GIRA NACIONAL 2016 llevando su DISCO “SIGUE BAILANDO”, compuesto con grandes Hits propios como “ DIME DIME”, “LEVANTATE”, “FUNKY GIRLS”, entre otros.
Voz: Pablo Bustos
Guitarra: Facundo Castresana
Tecladista: Sebastián Testa
Bajo: Agustin Montenegro
Bateria: Emiliano Grangetto

NAFTA DE AVIÓN

Nafta de avión se formó en 2013. Es una banda que abarca varios estilos como el Rock alternativo, el pop y el funk. Actualmente está grabando su Primer Disco, el Cual se presentará a mediados del 2017. Desde hace tres años la banda viene tocando en los escenarios de la Ciudad de San Luis, Villa Mercedes, Río Cuarto y Mendoza. Se pueden escuchar algunos “Demo” Grabados en la Casa de la Música a través de Youtube o en Facebook/ nafta de Avión.
Sus Integrantes
Emiliano Grangetto – Batería
Agustín Ramírez – Voz y Guitarra
Claudio Suárez – Teclados y Guitarra.
Luciano Grangetto – Guitarra
Maximiliano Suárez – Bajo y Coros